Inicio arrow Noticias por secciones arrow Historia de las cosas arrow HISTORIA DE LA CIUDAD DE VENECIA - ITALIA
martes, 02 de septiembre de 2014
HISTORIA DE LA CIUDAD DE VENECIA - ITALIA PDF Imprimir E-Mail
jueves, 20 de agosto de 2009

Venecia, con más de 400.000 habitantes es capital de la provincia de su nombre y de la región  del Veneto. Està situada sobre 118 islas  en la extensa laguna; no menos de 157 canales atravesados por puentes, constituyen las calles, agua que recorren lanchas a motor, barcos y las famosas góndolas que se han convertidas en el símbolo de Venecia.

 

                                                                                                                                 Por Enzo A. Molino

La ciudad conserva todavía el mismo aspecto todavía que tenìa en la época de la Republica de Venecia; su corazón es la plaza San Marcos, la única plaza de la ciudad, con 175 metros de longitud limitando al este con la basílica de San Marcos, una de la más originales y ricos monumentos cristianos, construido en el año 832 y reconstruida en el siglo XI por el Dux Contarini. Al norte de la ciudad tenemos la torre del reloj, la Procuratie Nueva que en otros tiempos fue el Palacio Real o Ducal. * La Librería vieja, obra maestra de Sansorino y sede de la Biblioteca Marciana además del famoso puente de los Suspiros * La arteria principal de Venecia es el Canal Grande con 3.800 metros de longitud y una anchura que va de 30 a 70 metros * Lo atraviesan tres puentes famosos: el de los Descalzos, el de la Academia y el Puente de Rialto*. A lo largo del Canal se alzan maravillosos palacios bizantinos, romanicos, góticos, renacentistas y barrocos * además de algunas Iglesias importantes. Pero el encanto de la ciudad radica sobre todo en sus colores, en su luz particular, en la gracia de sus pequeños puentes y en la pàtina ( tono que da el tiempo a las pinturas y barnices por el acción de la humedad en los antiguos objetos de bronce), creando una maravillosa armonía entre sus variados elementos. Venecia es sede de los festivales Cinematográficos desde hace muchos años, de universidades, de importantes Museos, Galerías de Arte Moderno y Oriental, el Palacio Ducal, el Corner, el Arqueológico, el Museo del Seteciento, la Escuela de San Roque, la pinacoteca Quirina, Museo histórico Naval, Galería de las Academias, etc. En la época romana Venecia fue el nombre de la región situada al nordeste de Italia, pero después de la caída del Imperio romano de occidente, parte de pequeños centros de poblaciones se refugiaron en las islas de la laguna. de gran interés científico, en la sierra de Córdoba hace más de 100 años atrás. Siluriano: con una duración de 40 millones de años , hace 450 millones de años. En este período no se produjeron apreciables cambios paleo geográficos con respecto al Cambriano. Recién hacia el final de esta época comenzó a manifestarse una discordancia (disconformidad) provocada por las orogénesis caledoniana. Aquí tenemos la verdadera historia de Venecia: Corría el año 452, las hordas de los unos, al mando de Atila, barría como un huracán las llanuras Venetas, destruyendo todo, asolando las poblaciones aterradas. En aquella lengua de tierra emergía una vasta laguna, poblada por algunos pescadores e innumerables gaviotas ahí se refugiaron los habitantes de Friule y de otras aldeas, pues era la mejor protección contra los invasores. Cuando los bárbaros se retiraron, los fugitivos decidieron crear una nueva ciudad en aquellos bancos de arena, áridos pero seguros. Nivelaron el terreno, ahondaron los canales, levantaron casas cuyos cimientos de madera recubiertas de alquitrán estaban bajo el agua, unieron entonces las islas con puentes de madera. Pequeñas barcas ( que ahora son las góndolas) se desplazaban silenciosas de casa en casa, entre las naves atadas en los muros, como animales domésticos. En realidad las naves por aquel pueblo fueron lo que el caballo y el buey eran para los hombres de tierra firme; instrumento de trabajo, de comercio, de guerra y de conquista. Durante más de 2 siglos, la gente de las islas fue gobernada por tribus marítimas, elegidas en comicios populares. En el año 607, toda la población se reunió en Heraclea y decidió elegir un Dux que rigiera los destinos de esa comunidad. Entre los siglos IX y XIII Pipino, hijo de Carlomagno, gobernaba Italia con el titulo de rey y en el año 610 se acercó amenazante a Venecia para imponer la autoridad de los francos, a aquellos pueblos que no reconocían otro jefe que el Dux designado por ellos mismos. Las naves de Pipino atraídas astutamente a los bajíos de la laguna, fueron literalmente aniquiladas por las ligeras galenas venecianas. Ningún otro enemigo osó jamás aventurarse en aquellas aguas peligrosas. Venecia consagró así su independencia y en pocos años anuló totalmente su sumisión a Bizancio, a quien antes le pagaba algún tributo. Los navíos venecianos cruzaban el Mediterráneos oriental creando colonias en el Cercano Oriente llevando a sus puertos metropolitanos riquezas cada vez mayores; en el año 828 un grupo de marineros llevaron a la ciudad las reliquias de San Marcos procedente de Alejandría de Egipto y enseguida comenzó la construcción de la magnifica basílica consagrada a ese santo, resplandeciente hasta hoy de oro y mosaicos. A su supremacía económica, poco a poco se añadiría la política militar. Conquistaron la península de Istria, Dalmacia y algunas islas del Jónico y Egeo. En el año 1204 el Dux Enrique Dándolo, logró que la 4ª Cruzada pasara por Costantinopla Y esa hábil maniobra aseguró a Venecia el dominio de Creta y otras islas menores. La flota y los mercaderes venecianos asumieron en todo el Cercano Oriente, un claro predominio más sólido que el del Imperio Bizantino. La Republica de Venecia solidamente apoyada por un pueblo activo y soberbio y gobernada por una oligarquía de nobles en el año 1300 era la más rica de Italia y una de la más poderosa de Europa. A mediado del siglo XIV, los venecianos abatieron los Señores de Verona y se adueñaron de muchos territorios del interior, incluso de las ciudades de Padua, Vicenza, Verona y Treviso; más tarde lo hicieron con Bérgamo y se apoderaron de las islas de Zante, Corfú, Cipre y del Dodecaneso. Solo defendieron la cristiandad de los turcos que amenazaban sin tregua sus dominios orientales. A comienzo del siglo XVI, su actividad diplomática llegó a desbaratar la colisión que amenazaba seriamente la existencia de la Republica. El descubrimiento de América, asestó un golpe fatal al comercio con Oriente e indirectamente a Venecia. Oriente perdió todo su interés y Venecia toda su fuente de riqueza, mientras el poderío otomano llegaba a las puertas de Occidente y una tras otra, arrancaba las islas del mar Egeo a la soberanía de Venecia. Toda Europa y Occidente estaba en peligro hasta que en 1571 las escuadras navales cristianas al mando de don Juan de Austria derrotaba para siempre a los turcos en la famosa batalla naval de Lepanto; sin embargo, Venecia perdía las islas de Creta y Cipre. En l797, el huracán que había conmovido Francia cruzaba los Alpes y soplaba por la llanura de Padua; frente al ejercito de un joven general, llevando a cabo las más admirables De sus campañas, Napoleón Bonaparte, el noble Dux ll9º de Venecia, depuso sin combatir sus armas y las insignias del poder. La grandeza y las ruinas de Venecia se hunden en la belleza del pasado. Desde 1866 la maravillosa y lacustre ciudad, forma parte del Estado Italiano. En la lejanía se ve el perfil de las cúpulas y los campanarios que parecen surgir milagrosamente de las aguas * Vamos por el Canal Grande, a bordo de una silenciosa góndola que se desliza entre los palacios de mármol de “la calle más linda del mundo”. Recorremos uno de los tantos canales recónditos, de agua verde y quieta, entre jardines cercados por altos muros y las aceras estrechas y sinuosas. Descubrimos plazas pequeñas y desiertas, palacios fastuosos, puentes de piedras blancas que parecen de juguete. Solo se siente el ruido del agua contra las góndolas, los llamados de los gondoleros en el mismo dialecto armonioso de los antiguos. El lujo de Venecia, sus luces en la plaza San Marcos, con los muros bellamente ornamentados del palacio del Dux, con los mosaicos dorados de la basílica, mientras se siente la presencia de los más grandes artistas italianos: Sonsorino, Pallodio, Sanmichele, Tiziano, Veronese y Tiepòlo, que dieron esplendor a Venecia con sus obras maravillosas. De regreso a nuestras ciudades, el recuerdo de la mágica ciudad lacustre parecerá un sueño. El reflejo de sus palacios, la luz inimitable del agua y del cielo se grabarán en nuestros ojos como un fulgor de leyenda, la leyenda antigua y verdadera de la “Reina del Mar”.
 
< Anterior   Siguiente >